13/4/18

Nueva colaboradora para Mi Naturalismo: la Geógrafa y Botánica Vanezza Morales.

Queridos todos,

Estoy súper contenta de anunciarles que desde hoy, mi querida amiga y gran botánica chilena Vanezza Morales será parte del Equipo Pedagógico de Mi Naturalismo. Nos conocimos el 2012 en el Jardín Botánico de Edimburgo y hace dos años que imparte una clase de morfología de flores en el Curso de Ilustración Botánica UC. Ahora nos animamos a hacerlo más allá de la Universidad. Esto significa que Vanezza visitará los talleres para enseñarnos Botánica y así enriquecer mucho más los aprendizajes de quienes vienen a aprender a mi Sala de Clases.
Su primera intervención será en los talleres de Ilustración de Orquídeas a partir de mayo.


Vanezza en acción :)

"Soy Geógrafo de la Pontificia Universidad Católica de Chile (2009) y MSc. en
biodiversidad y taxonomía de plantas vasculares de la Universidad de Edimburgo
(2014). He desempañado labores en proyectos de carácter público y privado,
ganando experiencia en diversas materias, entre las cuales se encuentran la
taxonomía de plantas chilenas (Asteraceae), biogeografía, vegetación, historia
botánica, elaboración de cartografía y análisis espacial mediante la utilización de
Sistemas de Información Geográfica (SIG). En la actualidad, me desarrollo como
consultor independiente de proyectos y docente en carrera de Geografía, en la
Universidad Alberto Hurtado. Adicionalmente, me desempeño como voluntaria de
la sección Botánica en el Museo Nacional de Historia Natural."

11/4/18

Reporte: Residencia en Kaua'i 2018, Parte 1.


Los artistas del NTBG Florilegium Project, desde la izquierda: John Pastoriza-Piñol (Australia), Mali Moir (Australia), Robin Jess (USA), Rosemary Donnelly (Australia), Melanie Campbell-Carter (USA), Catherine Watters (USA), Jane Goldsmith (USA), Asuka Hishiki (Japón), Akiko Enokido (Japón) -junto a su esposo- y Geraldine MacKinnon (Chile). En la foto faltan Wendy Hollender (USA), Trudy Rehbok (USA) y Esther Carpi (USA).


Volver al paraíso vegetal

Hace casi una semana que regresé del segundo viaje al National Tropical Botanic Garden de Kaua'i, Hawai'i y recién estoy aterrizando lo vivido, pues fue un viaje muy intenso, trabajado y también lleno de pequeñas aventuras y nuevas amistades. En esta segunda oportunidad se sumaron dos artistas nuevas: Akiko Enokido y Catherine Watters.
Cuando llegamos nos juntamos todos a comer en la casa de la gestora de este proyecto, Wendy Hollender, que como siempre nos recibió con mucha calidez y ganas de hacer cosas. Estuvimos poniéndonos al día después de un año sin vernos y quedamos en encontrarnos en el jardín a la mañana siguiente.


Colección de lápices de Trudy Rehbok

La primera mañana nos reunimos con el botánico y coordinador del proyecto Tim Flynn que nos llevó a recorrer el jardín para ver cómo estaban las plantas este año. Como se trató de una temporada muy lluviosa, la floración de las plantas había variado -atrasándose o adelantándose- y muchas flores se habían dañado por el exceso de agua. Sin embargo, habían cantidades enormes de plantas para trabajar.



Empezando nuestro recorrido.


John con flores de Loto que necesitaba para terminar 
la increíble pintura que empezó el año pasado.


Vista hacia algunos de los increíbles árboles tropicales.

Durante nuestra estadía en el jardín, tenemos 2 tareas principales: la primera, es escoger alguna especie que no se haya ilustrado antes dentro del proyecto y trabajar en una ilustración que quedará en la colección del NTBG. La segunda, es una ilustración pequeña donde escogemos un tema para todos. El primer año, fueron los hibiscos, el año pasado las semillas y cápsulas y este año, el género Erythrina (Fabaceae), árboles tropicales cuyas especies se encuentran en Centro y Sudamérica, Sudeste Asiático y Polinesia. El Ceibo es una de las especies de esta familia que conocemos en Chile.



Dos ejemplos de Erythrina.



Eligiendo especímenes con Akiko y Tim.


Trabajo en progreso de Akiko Enokido.


Mi selección para esta tarea fue la Erythrina amazonica, de un color rosado intenso y de flores más delgadas y alargadas. Cuando fuimos a buscarla, descubrí que algún ladrón de néctar estaba haciendo hoyitos en todos los cálices de las flores, y por suerte alcancé a verlo en acción: se trataba del pájaro japonés Mejiro, Zosterops japonicus, ave introducida en el archipiélago hawaiiano, pequeño y amarillo negruzco que se alimenta de néctar de las flores pero en vez de succionarlo como los demás, con su piquito corto rompe el cáliz y saca el néctar, lo que mata a la flor. Como fue pillado en acción, decidí incluirlo en mi ilustración.




La ilustración casi terminada. Puedes verla en mejor resolución AQUÍ

En la segunda parte de este reporte, les hablaré sobre otros de mis compañeros y sus procesos de trabajo. Espero que lo disfruten mucho!

Parte de este proyecto fue financiado gracias a las Becas para Artistas que Exponen en el Extranjero de DIRAC.










14/3/18

Cuestionamientos digitales y otras yerbas.


Freycinetia cummingiana, 2017-18. Acuarela sobre papel.
National Tropical Botanic Garden, Kaua'i.


Llevo muchos días intentando pensar en algo interesante para escribir en mi querido blog, pero he estado tan metida en trámites, planificando el año, un trabajo inesperado y preparando mi próxima Residencia en Kaua'i, que no podía pensar en nada que realmente valiera la pena sentarme a escribir o más bien compartir.
"Compartir".
¿Cómo lo hacemos en este mundo nuevo en que, si no llevamos una agenda de comunicaciones, desaparecemos? O al menos eso se siente. Siento que el trabajo silencioso y solitario en el taller, ese que vivo sola, deja de existir si no es publicado. Por supuesto que no es así, pero ¿no sienten que la presión de la actividad de los demás que vemos en las RRSS los sobrepasa? Dónde está el límite de lo aparente y lo real...no lo sabemos. No sabemos hasta dónde es ficción y hasta dónde realidad, o dónde está el marketing. ¡Porque ahora todo es marketing!
Pienso en estas cosas, miro Instagram, Pinterest y Facebook (al que cada vez respeto menos, qué manera de volverse aburrido, siempre lo mismo, sólo ruido y distracciones de lo que sí tenemos que hacer), y luego mi única conclusión es que es mi trabajo lo que me sostiene, es mi obra y los hechos que la rodean lo que le da valor a lo que tengo para ofrecer. No es una ficción, es real, verdadero.
Por eso, aunque parezca algo banal, borré Facebook y Twitter de mi teléfono. Para bajar la adicción y la necesidad de compartirlo todo. No se me pasa todavía, pero estoy en ello.
En todo esto, me salió un trabajo con una agencia de publicidad en Londres (wow, ¡me sentí bien! que me seleccionaran de entre todo el Universo de artistas botánicas de la actualidad), para hacer las ilustraciones del packaging de una nueva marca de yerba mate. Salió muy lindo, y al fin trabajé con un agencia pro -donde no me regatearon y fueron super respetuosos y me dieron mi espacio y confiaron en mí-. Pero, no puedo compartirlo. Plop. Días de vacío digital, pensando en qué poner, cómo llenar. Sé que suena muy frívolo, pero así están las cosas, sobre todo para quienes trabajamos en lo visual, que vendemos nuestras imágenes de alguna u otra manera. La competencia es voraz. La ansiedad, peor.
La maestría hoy, está en: ser lo mejor posible en mi trabajo, no estar pendiente de lo que hacen otros pero sí estar al tanto, no depender de la opinión de los demás pero estar atenta, publicar lo necesario y no demasiado, vivir el presente y no desatender el futuro, estar en mi mundo real con mi familia y equilibrar todo en una sopa perfecta. Y, por último, multiplicar el pan lo más que pueda.

Les dejo aquí un libro a propósito de esta reflexión, que quiero leer cuando pueda volver a comprar libros -cuando me baje de la bicicleta:

"El Entusiasmo", de la argentina Remedios Zafra
(Gran dato de mi amiga Celeste Olalquiaga)

Que habla de lo siguiente: "El entusiasmo es un libro generacional sobre quienes nacieron a finales del siglo XX y crecieron sin épica pero sí con expectativas, hasta que la crisis sentó las bases de un nuevo escenario que se ha hecho estructural; el escenario de la precariedad y la desilusión. Un libro, pues, con vocación de época, un ensayo sobre el sujeto precario en los trabajos culturales, creativos y académicos contemporáneos en el marco de la agenda neoliberal y el mundo en red. Un ensayo que se pregunta como la vocación y el entusiasmo son instrumentalizados hoy por un sistema que favorece la ansiedad, el conflicto y la dependencia en beneficio de la híper producción y la velocidad competitivas."

Y, para cerrar:

Como no todo es angustia virtual ni cuestionamiento de la sociedad ni de mi rol en ella, los espero por acá para mostrarles a partir del fin de semana mis segundas andanzas en Kaua'i, con el gentil auspicio de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Dirac.

Saludos a todos!


Unos copihues de la felicidad para que a todos nos vaya excelente

4/2/18

Las maravillosas plantas tropicales y oceánicas.


Fagraea ksid, nativa de Palau, Polinesia. Está en mi lista de pendientes este verano.


Últimamente hablamos muchísimo sobre la flora chilena, pero también es interesante mirar floras de lugares distantes y totalmente diferentes. Quizás por la influencia de películas que vi en la infancia como "La laguna azul" (clásico con la linda Brooke Shields adolescente) y la serie "La isla de la Fantasía", es que desde muy chica me ha encantado la flora tropical y oceánica. Selvas exuberantes, hojas enormes y lustrosas, flores grandes y de todas las formas y colores, pájaros de todos los tipos...¿cómo no sentir atracción por esos paisajes llenos de vida y agua? Esos lugares donde el verde cobra una nueva dimensión y se despliega en todas las posibilidades del espectro.


Árbol rodeado de plantas de Ti (Cordilyne fruticosa) y con una orquídea en flor.

En lo personal, me pasan cosas en este tipo de lugar. El calor, la humedad y el verde intenso me conectan con un espacio muy íntimo, vivo, vibrante, aventurero. Eso tienen las selvas y sus plantas. Además, no son lugares 100% amables. Están llenas de bichos, sapos (a los que les tengo una fobia atroz), y te pican los mosquitos inevitablemente. Pero no importa, hasta las sorpresas peligrosas que esconden las hace más atractivas. 



Foto de arriba: hojas y flores de una especie de jengibre. Abajo: hojas gigantes de Alocasia macrorrhiza.

La flora Oceánica también es muy interesante, porque se compone de las especies nativas de las islas (Polinesia, Melanesia, Micronesia, Nueva Zelanda y Australia) sumadas a todas las plantas que los antiguos habitantes del Sudeste asiático transportaron a lo largo de los siglos desde el continente hacia las islas. Aquí por ejemplo, tenemos la transición de la pre-cultura polinésica, los Lapita, más cercanos a Asia, hasta lugares tan alejados como Rapa Nui. Las plantas que representan estas migraciones son los cocoteros (Cocos nucifera), el taro (Colocasia esculenta), el Ti (Cordilyne fruticosa), el Mahute (Broussonetia papiryfera), el camote, los plátanos y un tipo de calabaza. Éstas plantas son las denominadas "Canoe plants" o plantas de las canoas, pues así fue como se trasladaron desde tierras continentales y se diseminaron por todas las islas del Océano Pacífico Sur.



Taro y calabazas: principales fuentes de alimento y materiales en Polinesia.


Las islas de Polinesia tienen bastante flora muy exuberante en la actualidad, pero muchas de sus especies nativas tienen ese aspecto salvaje y modesto de muchas plantas que encontramos aquí. En ellas se puede ver que no ha intervenido la horticultura y que mantienen su aspecto natural. Son muy hermosas, sobre todo los hibiscos, algunos de colores extremadamente brillantes. El que muestro a continuación, es una excepción, es muy "tímido" y bonito.


Hibisco nativo de Kaua'i que se encuentra en peligro de extinción.


Árbol (Malvaceae) nativo de Islas Marquesas.

 La primera planta que llamó mi atención el año pasado en Kaua'i, fue la Freycinetia cummingiana, Pandanaceae, pariente del árbol Pandanus utilis (Pandanus, Pandan), utilizado por muchas culturas para tejer canastos, alfombras y otros tejidos con sus hojas. Me llamó la atención por la extraña forma de sus flores, de un naranjo fluorescente y por parecer una versión miniatura del gran árbol Pandanus.


Freycinetia cummingiana en el Jardín Botánico Tropical de Kaua'i.

A continuación, los dejo con un pequeño video e imágenes de esta planta, cuya ilustración llevo a Kaua'i este año para formar parte de la colección del NTBG.



Freycinetia cummingiana, flor femenina.

Espero que hayan disfrutado de este ensayo visual, que seguiré complementando con las demás plantas que ilustraré dentro de esta colección. Mi idea es transmitir que todas las plantas del mundo son dignas de ser estudiadas y pintadas y que no hay límites temáticos para los ilustradores botánicos.
¡Nos vemos pronto!

24/1/18

Primer post del 2018

Pasithea coerulea, Azulillo, 2017.


¡Hola a todas y todos! No me había dado el tiempo de escribir el primer posteo de este nuevo año. Enero ha sido un mes lleno de eventos, de plantar semillas para proyectos futuros y de reconectarse con los amigos.
Este mes también he estado haciendo clases, y hasta tuve visitas de Ecuador. Dos alumnos de ese país viajaron desde las cercanías de Mendoza para unirse al taller Intensivo de Dibujo y Sketchbook que nos tuvo una semana entera dibujando y pintando modelos de mi jardín. Fue una linda experiencia tener a jóvenes ecuatorianos, con toda su energía, preguntas y ganas de hacer cosas compartiendo con nosotros.


El grupo del taller Intensivo de Dibujo y Sketchbook.


Otro evento muy importante, es que tuvimos la evaluación de las obras para la Primera Exposición Jurada de Ilustración Botánica en Chile, en el marco del Día Internacional de la IB organizado por ASBA (American Society of Botanical Artists). La muestra tendrá lugar el 18 de mayo de este año en la Biblioteca Patrimonial Recoleta Dominica. Aquí les dejo el link a los seleccionados:


Selección de ilustraciones ASBA/CINC 2018

Fue muy difícil la tarea de elegir las obras, y afortunadamente contamos con un jurado de muy alto nivel y vasta experiencia en botánica e ilustración científica. Lo que más me da energía es comprobar que tantas personas quieren participar y aprender, el gran interés por nuestra flora y contar con un grupo tan increíble como CINC, que fue una de las mejores cosas que me pasaron el 2017. Ahora todos atentos a la inauguración para no perdérsela, pues viene con muchas sorpresas!

Cursos y Talleres 2018:

Como muchos ya saben, estamos recibiendo las postulaciones para la sexta versión del Curso en Ilustración Botánica en el Instituto de Geografía UC, con el respaldo del Royal Botanic Garden Edinburgh. Si necesitas saber más de este curso, haz click AQUÍ

Todavía no está listo el calendario de talleres en mi Sala de Clases para el primer semestre de este año, pero estoy planificando cursos de 4 y 8 clases y también algunas clínicas cortas para resolver problemas puntuales. Si tienes ideas en mente que quieras contarme o algún taller en especial que te gustaría que organizara, escríbeme a geraldine.mac@gmail.com o a mi formulario de contacto.

Empezando a experimentar con videos para los Cursos Online!


Hoy empecé a editar mis primeros videos para aprender a hacer los tutoriales de mis cursos online. Es todo un mundo y tengo muchísimo por aprender, aquí va el primer mini experimento, pintando los detalles de la corteza de la Freycinetia cumingiana para el National Tropical Botanic Garden, Kaua'i.


Así va la Freycinetia, que me llevo a Kaua'i en marzo (sí, voy de nuevo gracias a que 
me gané la Beca para Artistas que exponen en el extranjero de la DIRAC!!!)

Hacer los Cursos Online es uno de los grandes desafíos que trae para mí este año, que me abre todo un mundo nuevo! Tendré que acostumbrarme a hablar frente a mi cámara y a construir un material que sea motivante y que impulse a los estudiantes a buscar su propio camino en esta bella disciplina. Estoy muy abierta a las ideas, propuestas y comentarios que quieran hacerme, así que los animo a escribirme para saber más.
Hay varios otros proyectos muy interesantes en la agenda pero no puedo adelantarles nada por ahora.

Manténganse atentos a las novedades en la Tienda porque pronto subiré un nuevo material digital que les va a encantar! 

Muchos abrazos a todos y nos vemos en algún punto del verano!

14/12/17

Arte, Ciencia y el Tercer Lenguaje.

Ilustraciones de corales recortadas en un gabinete, por Rodrigo Arteaga, 2016.


Hace ya bastante tiempo que se viene hablando de una revitalizada relación entre el Arte y la Ciencia, en muchos niveles. Al menos en mis últimos 15 años de trabajo he sido testigo de cómo esta antigua dupla ha ido tomando fuerza desde ambos campos. Cada vez más vemos a artistas visuales de todos los calibres interesarse por temas científicos y asociarse con profesionales de la ciencia para articular sus obras, y también hay muchos científicos que han sacado sus mentes a pasear por las manifestaciones artísticas, a veces con la idea de difundir su trabajo a través de lo visual, pero también porque simplemente les atrae.
En mi experiencia como profesora de Ilustración Botánica tengo una pequeña muestra de este fenómeno, cuando recibo a artistas (incluyo diseñadores, arquitectos, actores, etc.) declarando que siempre quisieron ser científicos pero no "eran buenos" para las matemáticas, y a muchos científicos que confiesan que siempre quisieron dibujar y pintar pero que por diferentes motivos lo dejaron de lado. En este caso particular, ellos quieren aprender a dibujar plantas para borrar ese molesto límite.


El laboratorio: un nuevo espacio de taller para los artistas.
Foto: G. MacKinnon 2013.

Mucho se habla de que el método científico de investigación tiene una gran relación con los métodos de investigación y creación de los artistas, y pienso que es cierto. Hoy en día, no estar atentos a esta similitud y a los cambios de paradigma es no poner atención a los procesos que están pasando en estos ámbitos del conocimiento y la cultura. En este sentido, es muy importante que el ámbito académico se haga parte de este proceso involucrándose e incluyendo esta perspectiva en su curriculum. No hacerlo, es estar ciego y no acoger a las inquietudes de una juventud que es más dinámica, más inclusiva, curiosa, investigadora y que está ávida de precisamente, borrar fronteras.

En Chile (y en América Latina) estamos viviendo un situación especialmente privilegiada, pues se está formando a paso firme una gran masa de jóvenes profesionales de lo dos mundos que quieren trabajar en esta dirección, y poco a poco están creando este "tercer lenguaje", que todavía no tiene nombre (a menos que ya alguien se lo haya puesto, pero no he leído ese paper) pero que cada vez cobra más fuerza.

Este Tercer Lenguaje, una especie de "Quinto Elemento" del conocimiento, aparece en el mapa como posibilidades infinitas de expresión, de creación, de comunicación y de expansión del conocimiento y el sentir humano que antes se vieron encasillados en archivadores demasiado restringidos, demasiado estandarizados. De hecho, los científicos por siglos han intentado borrar toda huella de "humanidad" en los resultados de sus investigaciones y en sus imágenes, persiguiendo la hoy cuestionada "objetividad". Los artistas por otra parte, también se encerraron en su lenguaje críptico, hablando sólo entre ellos, casi abandonando al espectador a su suerte. Arte y Ciencia, rompe este esquema. Es acercar, es cuestionar, es comunicar. No de maneras necesariamente obvias o didácticas, pero sí inclusivas.


Colecciones estéticamente hermosas para aprender a ilustrar plantas.

Este diálogo es potente, es amplio, es infinito. Puede desarrollarse desde los viejos oficios, como la ilustración con lápiz y pincel, o desde la Realidad Virtual y las Redes Sociales. Todos los quehaceres y saberes pueden tener un espacio. Todas las ideas aportan al Todo. Es esencialmente colaborativo. Y colaborar es la nueva perspectiva con que podemos mirar la Evolución, las relaciones humanas, la educación, los gobiernos. ¿Competir? Competir es hoy algo antiguo, un concepto que no nos sirve y estamos dejando atrás.
Es de esperar que las generaciones que están viviendo este cambio abracen este concepto y lo hagan suyo, y se olviden de esa palabra que habla de un fuerte pisando a un débil.

Aquí les dejo tres lecturas y un link, para ahondar en estos temas:

The Mushroom at the End of the World

Staying With The Trouble

Objectivity

https://www.artemasciencia.org/

6/12/17

El Diario de Campo según Chiloé.

Placa de Petri de una de las alumnas del Curso de 
Ilustración Botánica de Campo, 2017.


El domingo pasado en la noche volví de Chiloé después de pasar 10 días enseñando ilustración botánica, compartiendo y conversando con un increíble grupo de 17 alumnos (nótese: 16 mujeres y un hombre, ¿dónde están los muchachos?) y mis queridos compañeros de grupo: la bióloga Belén Gallardo, la agrónoma experta en flora nativa Javiera Díaz y el ecólogo Juan Luis Celis. Este año algunos de nuestros integrantes no pudieron estar presentes pero contribuyen constantemente a la creación, evolución y organización de este gran curso (Fernanda Oyarzún, Silvia Lazzarino y Nélida Pohl).
Este año, quisimos reforzar el concepto de Diario de Campo como tema central de nuestro curso, entendiéndolo como una herramienta que permite relacionarse con el entorno de una manera íntima y profunda, desde diversos ángulos.



Nuestra ronda de presentaciones el primer día. Los alumnos vienen de distintos campos del conocimiento y de 6 países diferentes, lo que enriquece muchísimo la experiencia colectiva. 

Entregamos a los estudiantes un conjunto de materiales necesarios para la realización del curso, entre los que se encuentran sus lápices, pinceles, acuarelas, un cuadernillo de contenidos botánicos desarrollado especialmente para el curso y una libreta. Esta última se transformó en el Diario de Campo, que los alumnos llevaron a terreno, a todas sus clases y a los conversatorios nocturnos.


El kit de materiales de nuestro curso.


El Diario de Campo, es un cuaderno que se utiliza por el naturalista como una bitácora donde escribe, toma notas y dibuja sus observaciones en torno a un tema específico. Por ejemplo, el estudio de un lugar (ecosistema), un proceso natural (clima, relaciones entre especies, crecimiento de una especie, etc.), varias especies o una en particular. Los temas a explorar son infinitos. El diario reúne toda la información y las experiencias personales vividas durante la investigación. Es decir, no es un texto académico ni tampoco un diario de vida, si no algo entre esos dos polos. 
Todas las actividades que realizamos estuvieron concebidas para ser abordadas en y desde el Diario de Campo. De esa forma, dejamos de pensar en el curso como un medio para llevar a cabo una lámina botánica completa. El principal objetivo de los 10 días de aprendizaje es conocer y comprender el ecosistema y las especies del bosque templado chilote y aprender las técnicas de observación propias de la Ilustración Botánica contemporánea, que se encuentran en un cruce de caminos entre la disciplina científica de la Botánica y las Artes Visuales, particularmente el dibujo y la pintura.



Actividades de dibujo y reconocimiento de especies en la pradera y el bosque. 

Al paso de los días, fuimos incorporando en los alumnos el placer de registrar usando nuevas herramientas de dibujo, color, fotografía y recolección de especímenes de manera racional, además de conocimientos de botánica que les ayudaron a reconocer las especies y sus estructuras. De esta forma, el bosque dejó de ser un conjunto abstracto y los estudiantes pudieron visualizar sus interacciones, su estructura, diversidad y el gran dinamismo que lo caracteriza. 
Aprender a ver desde muchos puntos de vista y en profundidad es clave en el proceso de aprendizaje y más tarde en el trabajo de un ilustrador o un científico. 



Primeras observaciones de flores incorporando el color en acuarela.

En este proceso, nos liberamos lentamente de la presión que significa crear una lámina botánica "terminada" y pudimos centrarnos en el acto de la observación profunda, que es un proceso clave para la realización de un buen trabajo final. Los alumnos terminaron con una colección muy profusa de notas, dibujos, pequeñas colecciones de especímenes, fotografías y apuntes sobre botánica e ilustración que constituyen una amplia "maleta de herramientas" para poder enfrentar un desafío de ilustración botánica en el futuro.



Estudiando en el bosque y en el invernadero donde pudimos conocer el crecimiento y las semillas 
de las especies del bosque.


Apuntes botánicos en terreno.


Conociendo las estructuras ocultas de las plantas en los talleres prácticos de botánica.


Diario de Campo que contiene estudios de dibujo y color de la flor del canelo.






 Proceso de trabajo en sus especies, donde el Diario de Campo fue una herramienta muy útil para obtener y ordenar la observación de cada planta.



Muestra final de los trabajos de los alumnos, donde tuvieron que explicar su proceso, las características de su especie y cómo quisieron abordarla.


El trabajo pedagógico está en constante evolución, pues con la práctica se van incorporando nuevas formas de abordar la enseñanza. En esta tercera versión del curso, nos dimos cuenta de la importancia de darle más protagonismo al lugar como fuente de aprendizaje y experiencias significativas. También pudimos comprobar una vez más que el trabajo interdisciplinario, donde intervienen profesores de distintas disciplinas en una misma clase o actividad, enriquece enormemente la experiencia de los estudiantes, quienes logran obtener un panorama más integral y detallado de un tema en particular. 
En mi caso, quiero seguir investigando y desarrollando esta forma de enseñar, donde la colaboración es la guía principal.

Créditos de las fotos: Cheo Yin Tam y Geraldine MacKinnon.